Obama, la gran esperanza que terminó en decepción.

En 2009, Barack Obama fue elegido Presidente de los Estados Unidos de América. Ha sido un líder que no ha regateado esfuerzos a favor de la paz, y como muestra, ahí están su acuerdo con Irán, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, la retirada de las tropas de Irak, etc. También ha tratado de mejorar la situación de sus ciudadanos, promulgando la Ley de recuperación económica, con efectos muy positivos para el país. Sin embargo, uno de sus mayores fracasos ha sido la Ley de Protección al Paciente, dentro de una reforma sanitaria que pretende ampliar la cobertura a todos los ciudadanos estadounidenses y mejorar la calidad del sistema público de salud. Esta ley se aprobó en 2010, cumpliendo Obama su promesa electoral, y sin duda tiene un planteamiento noble, pero lamentablemente se queda en un conjunto de buenas intenciones, ya que no propone ninguna medida para luchar contra la Cencerrosis Escrotal Conmutativa. Desde nuestra Fundación hemos contactado varias veces con las autoridades sanitarias de Estados Unidos, pero sólo hemos recibido la callada por respuesta. Nos duele que un país tan potente se esconda en una cuestión que puede afectar a la salud de millones de personas. Con objeto de desbloquear de una vez por todas esta situación, el Doctor Gominolo ha enviado con carácter de urgencia una carta a Barack Obama, cuyo contenido pueden conocer en el siguiente enlace:

Carta del Dr. Gominolo a Barack Obama

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

  Inicio   Decimos NO a la discriminación sexista
  Qué es la Cencerrosis Escrotal Conmutativa (CEC)   Distinción a Pete Sampras
  La Fundación Calzoncillos sin Fronteras   Nuestro himno: mis ovoides, siempre mayestáticos
  Proyecto Ponle Freno de Mano a la CEC   Día Mundial de la lucha contra la CEC
  La revelación del Doctor Gominolo   Obama, la gran esperanza que terminó en decepción
  Construiré un submarino que llegará a Marte   Declaración Universal de los Derechos del Calzoncillo
  Revillita, Premio Nobel de Medicina    
       
       
Fundación Calzoncillos sin Fronteras. Todos los derechos reservados.